Hola, bienvenido a mi foro. Aquí encontrarás información sobre mis libros, eventos, consejos, experiencias,

avances y muchas cosas más relacionadas con mi profesión de escritor.

Soy Juan Carlos y espero que te guste lo que vas a encontrar.

lunes, 1 de agosto de 2016

10 ÚTILES CONSEJOS PARA ESCRIBIR UNA NOVELA



10 ÚTILES CONSEJOS PARA ESCRIBIR UNA NOVELA



            Bienvenidos a mi blog. En esta nueva entrada os voy a dejar una recopilación de consejos para escribir una novela. Si eres un autor que ya ha escrito uno o varios libros, entonces no hará falta que atiendas dichos consejos, pero si desde hace un tiempo te ronda por la cabeza una idea y sientes que debes escribirla porque eso de ser escritor te atrae, entonces piensa en esta entrada como una ayuda dedicada a facilitarte la tarea, inmensa, de ponerte a escribir tu primera obra.
            Por supuesto, damos por descontado que ya tienes una idea, aunque sea rudimentaria o vaga, sobre el tipo de novela que quieres escribir y el género y lo que te está dificultando las cosas son otro tipo de cuestiones. Espero que estos consejos te puedan ayudar. Vamos con ellos.

1-Escribe para ti, no lo hagas pensando en intentar agradar a todo el mundo.

            Es imposible que tus historias gusten a todo el mundo. Los gustos son como los traseros: todos tenemos uno. Así que intentar escribir algo que agrade a todos por igual es tarea estéril y perder el tiempo. Cuando decidas escribir algo, hazlo para ti, plasma lo que piensas en el papel y disfruta con ello. Al único que le tiene que gustar lo que escribes es a ti mismo. Si luego resulta que tu historia gusta a mucha más gente, mejor que mejor.

2-Supera el miedo a la página en blanco.

            A muchos escritores en ciernes les ocurre que tienen una idea y atacan con entusiasmo el proyecto pero en cuanto se sientan a escribir ante la página en blanco (o ante la pantalla del ordenador) se quedan en blanco, valga la redundancia. En ese momento les entra el miedo porque piensan que van a ser incapaces de expresar lo que ven en sus mentes, de describir los sentimientos o de que su novela es una tarea monumental para la que no están preparados. Muchos caen ante esta primera prueba, pero lo cierto es que a todos nos ha pasado. Y nos sigue pasando. Como escritor con más de veinte libros escritos a mis espaldas os puedo asegurar que ese miedo a la página en blanco lo sigo padeciendo.

            Para superarlo, lo que hay que hacer es relajarse y detenerse a meditar que es que una novela, como cualquier otra cosa en la vida, es algo que comienza con un pequeño paso que nunca sabes a donde te puede conducir. En este caso con la primera palabra comenzamos nuestro viaje. No te obsesiones con crear un inicio perfecto o con intentar que cada párrafo escrito sea una obra maestra. Simplemente escribe, pon en el papel todo lo que te vaya saliendo, aunque este mal o sea de una calidad más bien baja. No importa. La cuestión es perder el miedo a escribir y ganar soltura y confianza. A medida que vayas escribiendo las palabras fluirán de tu interior y podrás afrontar la novela con ganas, ilusión y confianza. También lo harás mejor y serás más consciente de tus fallos y aciertos. Ya tendrás tiempo de corregir o reescribir el principio o aquello que consideras está mal. Escribe, escribe y escribe. Sin parar.

3-No obsesionarse con escribir de forma “perfecta”.

            Este consejo enlaza con el anterior, pero en la parte gramatical y ortográfica. No te obsesiones con escribir la novela más perfecta de la Historia de la literatura. Errores gramaticales los cometemos todos, incluso los autores y profesionales más perfectos. Simplemente escribe sin detenerte a corregir o reescribir. Aquí lo fundamental es que termines la novela. Una vez finalizada, entonces podrás corregir lo que haga falta.

4-No te de miedo escribir sobre algo que sea escandaloso, aburrido, divertido, sangriento, cruel… ¿Crees que es lo adecuado para tu novela? Hazlo.

            Esto les pasa a muchos autores, sobre todo novatos. Inventan un personaje malvado, cruel, o al menos es lo que dicen ellos, pero sus maldades se limitan a molestar al personaje bueno principal o a negarse a bajar gatos del árbol. Esto no puede ser. Si te has decidido por un género, debes ser fiel a ese género. Si has creado a un personaje con una determinada personalidad, debes ser fiel a ese personaje. Si te has adentrado en un mundo con unas determinadas reglas, debes atenerte a esas reglas. Se sanguinario, amable, déspota, cruel, traidor, alegre, divertido, irreverente… ¿Piensas que es adecuado para tu novela, que ayuda a comprender mejor a tu personaje, que favorece la trama, que es indispensable para la historia? Escríbelo y que no te detengan ni las opiniones, ni las críticas de los demás.


5-No escribir pensando en la fama.

            Aquí es donde se ve quien es un escritor de verdad y quien es aquel que simplemente se piensa que escribir es fácil y que se va a convertir en millonario y famoso simplemente por escribir una novela. Si escribes una novela pensando en la fama no vas a ir a ningún sitio, tenlo en cuenta. Debes escribir porque te apetece, porque te interesa contar una historia, porque quieres mostrar o enseñar algo a los demás y porque te gusta que las personas se entretengan con tus historias. Si resulta que luego alguna de tus obras se convierte en un bestseller y ganas mucho dinero; oye, mejor que mejor.

6-Lee más libros que nadie; y de todo tipo.

            El mejor consejo de todos. Un escritor, aunque tenga el Don de narrar historias desde su nacimiento, necesita tener una gran base cultural para poder afrontar la dura tarea de escribir novelas. Es tu obligación, que también puede ser placer, leer libros. Montones, miles. Y debes leer de todos los géneros, no solamente de los que te gusten. Cuanto más leas, cuanto más sepas, mejor escritor serás. Y desde ya te lo advierto: el escritor es una persona que siempre está en proceso de aprendizaje; hasta que muera.


7-Ten la trama completamente pensada y desarrollada antes de ponerte a escribir.

            Quiero escribir una novela. Me siento delante del ordenador y… ¿Qué escribo? ¿Qué tipo de historia quiero contar? No, esto no funciona así. No puedes, a las buenas de Dios, levantarte una mañana diciendo que quieres ser escritor, sentarte a escribir y hacerlo sin tener ni idea sobre lo que escribir. De esto casi, por no decir nunca, sale algo bueno. Antes de ponerte a trabajar en tu novela, madura por un tiempo esa idea que lleva rondándote por la cabeza. Piensa en los personajes, en los motivos que les mueven, en los conflictos que tendrán que afrontar, en el argumento, en que quieres contar… Desarrolla esa idea hasta convertirla en una historia solida con un principio y un final. Y entonces, solo entonces, podrás sentarte a escribirla.

8-Se constante y recuerda que el trabajo es el 90% del libro.

            Rompiendo el mito romántico en torno a los escritores, lamento comunicar que el 90% de la creación de una novela corresponde al duro, silencioso e ingrato trabajo de estar horas y horas, quitándote sueño, tiempo libre y puede que hasta vida escribiendo sin cesar de forma rutinaria y gris delante de un ordenador en un remoto rincón de tu casa. La idea, o inspiración, es el menor de los procesos que conducen a una novela. Aunque es el más agradable, es el que menos tiempo nos lleva. Le sigue el proceso de documentación que puede alargarse o ser más pesado dependiendo del género literario que escojamos y luego viene escribir, que puede ser por días, semanas, meses e incluso años. Es duro, es frustrante, es en ocasiones una carga, pero a la larga es lo que te convierte en un verdadero escritor. Se constante y paciente, esforzado e incansable. Cuando termines la novela tendrás una sensación gratificante: el de comprobar cómo tus esfuerzos, trabajos y sueños se han plasmado en algo físico. Esa es tu recompensa y que da la medida de tu valía.

9-Si notas que te quedas en blanco o que la novela no avanza, no dudes en parar y descansar. Retoma la novela dentro de un tiempo.

            Este es uno de los mejores consejos que te puedo dar. Suele ocurrir con más frecuencia de lo que la gente piensa. La capacidad de creación y trabajo de un escritor suele variar según el estado de ánimo, cansancio o mil factores más que nos influyen. Por el motivo que sea, en un determinado momento el escritor nota que es incapaz de seguir escribiendo, que con la historia lo único que hace es dar vueltas sin llegar a ningún lado, que no sabe qué hacer con los personajes, no le convence nada de lo que escribir y cientos de cosas más. Cuando esto ocurra, el error es empecinarse en intentar solucionarlo a base de tesón, esfuerzo y en estar sentado delante del ordenador durante horas. No, lo mejor es parar, hacer otras cosas, algo de actividad física, salir con los amigos, darle tiempo a tu pareja, actividades frikis, lo que sea, pero que sirva para hacerte olvidar la novela. Tomate el tiempo que necesites, porque cuando menos lo esperes llegará un día en que dentro de tu cerebro se encenderá una alarma que te hará ir corriendo de nuevo al escritorio a seguir trabajando en la novela

10-No hagas demasiado caso a los consejos de los demás, ni tan siquiera los de los autores consagrados, ni a los míos, y haz lo que creas que debes hacer para llevar a buen término tu novela.

            Pues eso. No lleves al extremo lo que te digan los demás, ni tampoco lo cumplas a rajatabla. Al fin y al cabo, cada persona es un mundo diferente con unas reglas propias. Y no digamos los escritores. Que lo aquí expuesto te sirva como orientación, nada más. Haz lo que creas es más conveniente para ti y para tus novelas.
            Hasta aquí hemos llegado con esta entrada. Espero que mis consejos te hayan servido para algo. Mucha suerte si estas iniciando tu carrera como escritor, y si eres de los veteranos, que te voy a contar que ya no sepas, ¿verdad? Aquí me tendréis para intentar resolver vuestras dudas o para responder a vuestras preguntas. Un saludo y nos leemos en la próxima entrada.


Si te ha gustado esta entrada, puede que te gusten las siguientes:


No hay comentarios:

Publicar un comentario