Hola, bienvenido a mi foro. Aquí encontrarás información sobre mis libros, eventos, consejos, experiencias,

avances y muchas cosas más relacionadas con mi profesión de escritor.

Soy Juan Carlos y espero que te guste lo que vas a encontrar.

miércoles, 5 de julio de 2017

CRÓNICAS DE UN FRIKI XXIII



CRÓNICAS DE UN FRIKI XXIII

 

Los juegos de mesa; primera parte.
Acerca de los juegos de mesa.

            Bienvenidos todos a mis Crónicas de un friki. En esta entrada vamos a dar inicio a mi más reciente vena friki y a la que sigo metiendo dosis de vicio en el momento en que escribo estas líneas: los juegos de mesa.
            Todos, o casi todos, conocemos los juegos de mesa, ¿verdad? Me refiero a “Colonos de Catan”, “Alta tensión”, “Carcassone”, “Los viajes de Marco Polo”, “Zombicide” o “Castillos de Borgoña” entre otros cientos de juegos. Al igual que en su momento (en los años 90 del siglo XX) los juegos de rol tuvieron su época dorada, en la década de los años 10 del siglo XXI estamos experimentando el auge y la edad dorada de los juegos de mesa. Pero aunque es ahora cuando los juegos de mesa son popularmente conocidos por todo el mundo, en realidad llevan muchos años siendo un entretenimiento para las personas; muchos más de lo que podemos imaginar.

¿Qué es un juego de mesa?

            Creo que el mismo grupo de palabras ya lo deja claro, pero por si acaso, explicaré que un juego de mesa es aquel juego que para poder jugarlo se necesita cierto espacio libre de obstáculos pues es necesario poder desplegar los elementos necesarios para jugar. Estos juegos, además, contienen piezas y tableros, aparte de otros complementos que hoy en día suelen ser Apps para el teléfono móvil, por ejemplo. Visto así, podríamos decir que el Ajedrez es un juego de mesa, y no andaríamos desencaminados, pues lo es, pero los más puristas opinan que no lo es y la mayoría de los aficionados al Ajedrez consideran que es indigno colocarlo en la misma categoría que un “Terraforming Mars”, puesto que el Ajedrez es un juego “intelectual” que estimula la inteligencia y la estrategia. Lo mismo podríamos decir de “Caylus” o “Agrícola”, donde os aseguro que cualquier campeón de Ajedrez tendría serios problemas para ganar una partida. Y ojo, no me meto con el Ajedrez, pues yo mismo soy aficionado al juego, sino con todos aquellos tontos “dignos e intelectuales” que se creen mejores que los demás porque practican simplemente aquello que les gusta. Así que, les guste o no tanto a unos como otros, el Ajedrez es un juego de rol como lo fue el Senet (del Antiguo Egipto), el Wari o el Juego Real de Ur, o el Patolli, un juego mexica que se pierde en las brumas del pasado que no era otra cosa una variante del parchís. La Oca o las Damas son otros tantos juegos de mesa.

            Pero no estoy aquí para dar lecciones de Historia, más que nada porque no estoy capacitado para ello, así que vamos a ceñirnos al momento actual. Hoy en día entendemos algo muy diferente sobre lo que es un juego de rol, y juegos como el Ajedrez, la Oca o las Damas no solemos clasificarlos como tales. La percepción que se tiene sobre un juego de mesa entre los frikis y los aficionados es muy diferente y clara. Un juego de mesa es aquel que necesita a varios jugadores (entre dos y seis), un lugar donde reunirse y un buen ambiente producto de la amistad y la unión que da el compartir una misma afición.
            Al contrario que los wargammes, los juegos de mesa se pueden jugar en casas o locales, aunque nunca en la calle. Suelen venir repletos de pequeños complementos como dados, fichas, muñecos, tableros, piezas, etc., y es muy fácil que se pierdan si se juega en la calle, aparte que el viento o la lluvia estropean el juego (y las manos ajenas también). Es muy común reunirse en la casa de un amigo para jugar, aunque ahora están proliferando las asociaciones y las tiendas de cómics y merchadising suelen habilitar zonas para que sus clientes puedan jugar y probar los nuevos juegos.

            Las claras ventajas de los juegos de mesa es que no necesitas ser un friki para poder jugar a ellos (y nos entendemos). Te pueden no gustar los cómics, el cine, el manga, el rol o los wargammes y sin embargo encantarte los juegos de mesa. Son ideales para la familia, aunque los niños y los juegos de mesa son incompatibles. Al contrario que ocurre con los wargammes o el rol, a las mujeres les gusta mucho los juegos de mesa y son tan adictas a ellos como los hombres. Mientras que una chica puede poner un gesto de desagrado o desprecio ante un Marine Espacial de Warhammer 40.000, en cambio puede lanzar exclamaciones de alegría ante la perspectiva de jugar una partida al “Takenoko” o al “Colonos de Catan”. Otra gran ventaja es la enorme variedad de juegos que hay. No hay dos iguales, los tienes de todos los gustos y géneros y de todos los niveles de dificultad, ambientados en todo tipo de historias relacionadas con el cine, las series, las novelas o etapas históricas. La parte negativa es su elevado precio. Corres el riesgo de comprar un juego y que no te guste y tener que darte de cabezazos en la pared porque sabes que te lo vas a comer (a no ser que lo vendas de segunda mano y sabiendo que no vas a recuperar el dinero invertido). Aunque existen foros, blogs y páginas Web donde te indican que juegos son mejores y cuales un petardo, esto no deja de ser gustos personales y el juego mejor valorado o premiado no necesariamente te tiene que gustar. Otro gran inconveniente es que ocupan mucho espacio. Puedes tener cincuenta juegos de rol que te entran todos en una balda de la estantería. Pero cincuenta juegos de mesa apenas te entran en un armario completo. Tu pareja pedirá tu cabeza en cuanto vea que todos los huecos de la casa están ocupados por tus juegos. Otro de los peros es que muchos juegos no llegan a ver la luz en España, al menos traducidos al español, y te tienes que estar molestando en buscar las reglas traducidas por otros jugadores o andar encima con el diccionario alemán-español español-alemán. Por la misma línea, tenemos que los juegos enseguida son descatalogados y si no te das prisa te quedas sin él, o que aun siendo famosos y solicitados por los aficionados, las tiradas de ejemplares no son muy elevadas. Por el contrario, y esto es una ventaja, los juegos de mesa los puedes comprar en muchos sitios, desde librerías de cómic especializadas pasando por librerías convencionales de toda la vida hasta grandes superficies tipo Alcampo o El Corte Inglés. Incluso existen tiendas donde únicamente se venden juegos de mesa; al menos en Madrid, en otras ciudades ya no sé. Y la última pega de los juegos de mesa es que son terriblemente adictivos. Cuidado, amigo, cuidado…

Tipos de juegos de mesa

            En esto hay un consenso unánime entre todos los aficionados y los profesionales. Existen dos grandes grupos de tipos de juegos: los eurogames y los temáticos. Y dentro de estos dos grupos, un montón de subgrupos. Pero no voy a hablar de todos ellos, sino de los más básicos, pues es mi idea el introducir al lector en esta faceta de mi vida friki. Para conocer más a fondo los juegos de mesa nada como jugar a ellos.


Los eurogames

            Aunque en realidad no existe una definición concreta para explicar porque un juego de mesa es eurogame, sí que existen una serie de parámetros que se deben cumplir para que un juego quede calificado como tal. Para empezar, decir que esto de “euro” viene del lugar de origen del juego, Europa, en concreto Alemania, que es donde comenzaron a hacerse populares y uno de los países con mayor afición al tema. Eso sí, tienes que tener en cuenta que un eurogame no tiene porque ser necesariamente un juego inventado en Alemania o en Europa, sino que simplemente cumpla los parámetros que ahora voy a explicar. Ahora, si nos ponemos a analizar los eurogames, nos daremos cuenta que la mayoría son de origen germánico y, para colmo, premiados con la medalla de “Mejor juego del año”.
—Por regla general, en un eurogame no hay eliminación de jugadores, al contrario que pasa con otros juegos como el “Risk”, donde un jugador quedaba eliminado y debía pasarse horas viendo como jugaban los demás.
—El juego tiene un sistema que permite que un jugador que va muy mal en la partida pueda volver a conectarse a la misma e incluso ganar si lo hace bien.
—Mayor incidencia en el sistema del juego que en su fidelidad al tema, que en muchas ocasiones no es más que la excusa para el juego, como por ejemplo en “Los pilares de la Tierra”.
—No hay enfrentamientos directos entre los jugadores, sino indirectos. El conflicto se basa en que tienes que hacerlo mejor que el resto de los jugadores: ganar más dinero, expandirte más rápido, copar recursos, tener la granja más chula, hacerte con el mercado energético, etc. Y todo se traducirá en que para ganar necesitarás conseguir el mayor número de Puntos de Victoria, que pueden ser públicos o no.

—Duración limitada de la partida. Esto es una gran característica de los eurogames. Mientras que en juegos como el “Risk” o “Monopoly” la partida puede eternizarse, los eurogames siempre tienen un sistema por el cual la partida tiene una duración limitada, normalmente entre la hora y las dos horas. Esto se debe a que únicamente se pueden jugar cierto número de turnos, cuando se agotan unas cartas se acaba la partida, cuando se agotan unos recursos se termina o cuando sale cierta carta especial; métodos hay muchos.
—Los eurogames también se caracterizan por la gran cantidad de complementos que suelen traer en forma de cubitos de colores, muñecos, trenes, barcos, fichas, monedas, dados, etc., pudiendo ser de plástico, cartón o de madera, aunque personalmente los prefiero de madera. No hay nada más molón que abrir la caja del juego y sacar bolsas y bolsas de piezas de variados colores, aunque esto se suele traducir en que para jugar antes debes tirarte un buen rato colocando todo, como pasa por ejemplo en “Le Havre” o “Terra Mystica”, siendo el primero todo cartón y el segundo todo madera.
—Al contrario que pasa con los juegos temáticos o de tipo anglosajón, se intenta que el lenguaje no sea un obstáculo a la hora de jugar pues estos juegos son internacionales. Así, se elimina la escritura (menos en las reglas) y se utiliza toda clase de símbolos o colores que lleven a hacer comprender de inmediato al jugador que es lo que tiene que hacer. Tampoco hace falta hablar entre los jugadores (excepto para comentar pelis, el partido del Madrid u otras cosas transcendentales)
—Se busca la sencillez en las reglas. Una vez que se haya jugado un turno, las reglas han debido ser asimiladas por completo. Lo que se busca son reglas sencillas y que la complejidad del juego radique en las múltiples opciones que tengan los jugadores para alcanzar la victoria.
            Si un juego de mesa cumple estos requisitos se le considera un eurogame.

Juegos temáticos

            Lo mismo que para los eurogames, no existe una definición exacta para explicar exactamente porque un juego se denomina temático, aunque por lo mismo, también hay una serie de factores que terminan por definirlo. Como ocurre con los eurogames que suelen ser en su mayoría de procedencia europea y alemana sobre todo, los temáticos son de origen norteamericano que se basan fundamentalmente en los juegos ingleses que ya poseen una larga tradición. Pero, vuelvo a repetir, no necesariamente todos los juegos temáticos son norteamericanos o pertenecen al mercado anglosajón. Por regla general, los temáticos son lo opuesto a los eurogames como vamos a ver por sus principales características.
—En un juego temático es normal la eliminación de un jugador, de hecho, lo que se busca es la confrontación directa entre jugadores y muchas veces el objetivo del juego no es más que la eliminación de los rivales. Cuando la confrontación no es directa se suele dar el caso de que sea indirecta, mediante reglas que hacen que un rival sea un enemigo secreto, como es el caso de “Battlestar Galáctica” o “The dead Winter”, donde uno, o más jugadores son traidores o pertenecen a una facción contraria a la del resto de jugadores siendo su condición de la misma secreta.

—Al contrario que en los eurogames, el tema en el que se basa el juego temático prevalece por encima de la mecánica del juego. Toda la esencia, reglas y mecánicas del juego deben supeditarse al tema elegido, como por ejemplo “Spartacus”, donde las reglas obligan a los jugadores a comportarse como lo hacen los personajes de la serie televisiva en la que está basado.
—La duración de las partidas en los temáticos son más largas, incluso pueden ser de días dependiendo del juego o las condiciones de victoria.
—Las reglas son muy complejas, y aquí es donde los juegos ingleses más han influido en los juegos temáticos. Por norma general, los temáticos poseen largas y complejas reglas en un intento de adecuar las concretas características del tema elegido del juego a la mecánica, así como para controlar todas las variantes que puedan surgir durante la partida. También suelen venir con decenas de cartas o cartones explicando todo tipo de reglas, lo que complica aún más el juego y lo ralentiza, como puede ser el caso de “The Relic” o “Arkham Horror”.
—Suelen ser semicooperativos o cooperativos del todo, aunque como he dicho antes, algunos juegos promueven el conflicto entre los jugadores.
—Los juegos temáticos dependen mucho del factor suerte, ya que en casi todos ellos es necesaria la presencia de dados o cartas para jugar o determinar las reglas. Aunque también en los eurogames el factor suerte suele existir, es en los temáticos donde este factor es más usual.
—La presentación de un temático suele ser caja grande, gran cantidad de miniaturas, despliegue de grandes tableros y otros elementos siempre relacionados con el tema elegido.

Juegos de sociedad

            Aunque antes no lo he mencionado, existe una tercera variante de los juegos de mesa, que son los juegos de sociedad. Dado que la aparición de los eurogames hizo replantearse que es un juego de mesa y que no, y puesto que hay muchos puristas que se niegan a aceptar que su afición no es más que un juego de mesa, se optó por crear de forma no oficial lo que se denomina juegos de sociedad.
            Se entiende por juegos de sociedad aquellos juegos de reglas sencillas, multijugador y dirigido a un público no especializado que suele hacer uso de los mismos en el transcurso de reuniones sociales.

            Aunque el Ajedrez o el Go siguen siendo juegos de mesa, tampoco se acepta que entren a formar parte de los juegos de sociedad más que nada porque son juegos donde únicamente pueden participar dos jugadores, mientras que en los de sociedad lo que se busca es un mayor número de jugadores. Los reglamentos de estos juegos tienden a la simplicidad y a conseguir que cualquier persona aprenda las reglas en un tiempo muy corto y sin necesidad de haber jugado nunca a un juego de mesa.
            Se entienden por juegos de sociedad los que necesiten de un tablero, así que juegos que utilicen de cartas están descontados. Los juegos más famosos y antiguos son el Parchís, la Oca o Serpiente y Escaleras, pero si nos vamos a los tiempos modernos nos encontramos el “Monopoly”, el “Trivial Pursuit”, “Cluedo” o “Pictionary” entre otros. Aunque vista la sencillez de algunos eurogames como “Colonos de Catan” o “Carcassone”, se podría pensar que también estos entrarían dentro de esta categoría. Pero no, se da por sentado que son eurogames y como tales se conocen.


Introducción a mi condición de friki de juegos de mesa

            En la próxima entrada de mis Crónicas ya narraré como me introduje en los juegos de mesa (desde muy pequeño pero sin saber que eran juegos de mesa tal y como se conocen hoy en día), pero he querido hacer un pequeño y resumido intento de explicar que es un juego de mesa y cuáles son sus variantes más conocidas para que el lector se introduzca un poco en este mundo y comprenda de lo que hablo de ahora en adelante. Aquel que ya le dé a los juegos o los haya jugado supongo que no necesitará de mis explicaciones. En todo caso, quedamos para la siguiente entrada de Crónicas de un friki. No faltéis.

Continuará…


Si te gustan las Crónicas de un Friki, aquí tienes los enlaces para ir a la primera entrega y la penúltima. Únicamente pincha en los nombres.
            Son mi iniciación en el mundo del Warhammer 40.000 y digamos una continuación de Crónicas de un Friki a partir del cierre de la tienda.